Buell

Hoy, como cada jueves por la tarde-noche, he quedado con mis amigos del foro de Buellmotards. Es algo que se institucionalizó desde hace un año, y es un momento de relax y desconexión brutal. Porque además de hablar – por supuesto – de nuestras “niñas”, también hablamos de mil cosas de la vida.

El perfil del grupo hace que me sienta a gusto. En general, son gente que trabaja en grandes empresas multinacionales o que tienen su propia empresa, gente con cultura y muy agradable.

Hoy escribo el post porque he empezado a ser consciente, hablando con los colegas, que queda muy poco para que me desprenda de mi querida Buell…Era algo que tenía escondido en lo más profundo de mi ser y que no quería sacar fuera, aunque era consciente que en un momento u otro tenía que salir.

Ya tengo comprador, un colega de la nueva empresa, que también está enamorado de las Buell, lo cual me reconforta porque se que la va a disfrutar. Porque tener una Buell es tener una filosofía especial. He tenido motos de todo tipo, pero la Buell me da unas sensaciones que ninguna otra me había dado antes. La Buell me devuelve la sonrisa cuando tengo un día malo, exprime mi adrenalina hasta el fondo cuando salgo con ella a pasear, me hace sentir afortunado.

Se que más adelante voy a tener otra, de eso no me cabe duda. Pero ahora tengo como una espinita que me va dando pinchazos de vez en cuando, en los momentos que recuerdo que a final de este mes ya la vendo…Seguramente dirás que no hay para tanto, y quizá tengas razón.

Pero ya sabes, las pasiones son como son, incontrolables.

Esta entrada fue publicada en motor. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Buell

  1. xavie dijo:

    Sabes que tienes una ducati siempre que vuelvas por tierras moteras. O le presto mi rojita a oliver cuando vengas por acá para que te deje “montar” de nuevo en tu preciosa mulata, algo así como pedirle al amigo que ahora sale con tu ex-novia que te permita recodar viejos tiempos ;).

  2. marc. dijo:

    Jaja Xavi, gracias, me quedo con la opción “roja” de momento, la mía se habrá ido con otro y no podré soportar volver a “catarla!…Como son las cosas: ayer por la noche escribiendo el post y hoy en el ascensor me preguntabas si no me daba pena desprenderme de mi niña. Y yo pensando: “ya lo leerá…”;-)Bon viatge!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *