Atocha

Es el fin del “primer round”, de forma virtual realmente, pues el lunes tengo que volver a Madrid…

Esta mañana ha ido muy bien en Justicia, he sido el primero, bien clavadito en la puerta media hora antes que abriese el ministerio. Ha sido entrar, recoger la documentación, y salir hacia Exteriores, ministerio al que iba con tiempo de sobra. Mi visita era a las 10:40, así que he entrado en una sala llena de gente a la que un guardia de seguridad-funcionario iba llamando a la gente por orden de reserva de cita.

Finalmente llega mi hora, después de 45 minutos de retraso. Pasamos un grupo de gente a otra sala. Llaman mi número, ventanilla, y en 5 minutos legalizado. Son las 11:30 y salgo corriendo hacia la Embajada de Emiratos, que cierra su horario de legalizaciones a las….12h!!! El taxista se ha portado muy bien y ha sorteado el tráfico con habilidad, para dejarme a las 11:50 en la puerta de la embajada.

Entonces ha llegado la noticia: tengo que legalizar 13 documentos, y el coste económico es altísimo. Pero como según el documento es un precio u otro, he tenido que dejar la documentación, mañana la analizará un emiratí muy amable llamado Talal, y me dirá el coste definitivo. Tiemblo… Por cierto que el Sr. Talal, por suerte para mi, es del Barça, y ello nos ha permitido charlar un rato y hacernos más “amigos” si cabe. Espero que juegue en mi favor. Lo que está claro es que el lunes tengo que volver a Madrid, muy a mi pesar…

Adicionalmente me falta un documento relacionado con mi título universitario – documento sorpresa -, que mañana mismo lo tiene mi facultad y me lo entrega con celeridad, por suerte!!

Bueno, han sido 2 días intensos, conociendo de cerca el funcionamiento de la burocracia, y detectando en cada momento – y con mucha facilidad – todo lo que tendría que cambiar en este país para que realmente sea un país del primer mundo.

Me voy satisfecho. El lunes espero contarte como termina esta primera parte, que auguro que tendrá un final feliz. Sólo mi impaciencia de la que te hablé, por querer tenerlo todo hecho ya, aquí y ahora, me deja un pequeñito sabor amargo.

Pero no hay nada que una buena tableta de chocolate no cure!! 😉
Esta entrada fue publicada en burocracia, empresa, sensaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *