Acerca de las compras en grupo

Sobre las compras en grupo por Internet queda aún mucho camino por recorrer. Es un tipo de servicio nuevo, y todo lo nuevo e innovador, en general, cuesta. Sobretodo por un tema de “conciencia ciudadana”: que la gente empiece a verlo como algo más normal para que tenga mayor efecto y por tanto, mayor éxito.

Ayer lunes 13 de septiembre lo usé por primera vez, y me encontré con una falta de coherencia en la información, en el proceso en sí: voy a explicar mi caso concreto.

A través de Groupalia, me adherí a una compra en grupo para un ticket de lavado de coche. Me llamó la atención porque es el mismo lugar donde acostumbro a lavarlo, y me atrajo que algo que de media me cuesta 10 eur, esta vez me costara sólo 3,99 eur. Pues bien, me adherí ayer por la tarde, cuando faltaban unas pocas horas para que se cerrase el grupo. Después, si se había alcanzado el número de gente mínimo (cuando me apunté ya ponía que se había alcanzado), te enviaban un e-mail con detalles y procedimiento para disfrutar de tal magnífico descuento.

Esta mañana me conecto a mi correo, y no veo ninguna comunicación de Groupalia, extañándome un poco. Por ello, me conecto a su web, y veo que la oferta sigue ahí…de nuevo con un contador de horas, minutos, segundos. Cuando me apunté quedaban unas 6 horas para sumarse a la oferta. Hoy, en el momento de escribir este post, vuelven a quedar 14 horas.

Entonces, señores de Groupalia, ¿qué ha ocurrido? que aún y habiendo reunido un mínimo de personas, ¿el éxito ha sido tan desmesurado que se han visto obligados a ampliarlo? Entiendo que si se ha reunido a un grupo de gente para un precio determinado y el tiempo se termina, pues se termina. Si las estadísticas o la misma gente reclama la oferta una vez finalizada, entonces se abre otra oferta igual, y ya tienen 2 (mejor para ustedes y mejor para los señores del túnel de lavado!). Creo que con más de 500 personas adscritas no hubiera sido un problema partir la oferta en dos.

Escribo este post no porque me moleste esperar: lo escribo porque me he apuntado a un proceso con unas condiciones, y he visto que estas condiciones, aparentemente, no se han cumplido. Es una cuestión de elegancia profesional, de ética. Y si se ha tratado de un problema técnico de contadores, entonces no digo nada, porque problemas técnicos los podemos tener siempre. Pero luego hay que comunicarlos y disculparlos.

No obstante, voy a seguir utilizando los servicios de Groupalia: la página web me gusta, las ofertas que tienen me parecen interesantes, y el estilo de la comunicación que tienen me parece fresco, agradable, también me gusta.

Así que te animo a que pruebes estos servicios de compra en grupo y me cuentes tus impresiones sobre la experiencia, y si ya lo has probado, deja tu comentario para que todos podamos aprender!

Esta entrada fue publicada en internet, marketing. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *