Empresa, Internet, nuevas tecnologías y financiación

Veo anuncios, veo concursos, leo sobre financiación, leo sobre promoción de compañías, y lo vivo en mis propias carnes: constato que la mayoría de proyectos a los que se otorga financiación son proyectos que deben estar relacionados con Internet y con las nuevas tecnologias.

¿Y qué ocurre con otros modelos de negocio más tradicionales, pero no por ello menos interesantes? Parece que hoy en día, muchos inversores piensan que el éxito (económico) solo lo puede aportar un negocio relacionado con Internet o con la tecnología.

Pongamos un ejemplo al azar: a alguien que le gusta la moda y que conoce el sector profesionalmente, se le ocurre diseñar un calzado cómodo, que está bien de precio, y encima es fashion. Es un producto que puede tener mucho éxito, no sólo en España, sino fuera de sus fronteras (sobretodo en USA, donde este calzado se podría pagar perfectamente a 150$, cuando los costes de producción ascienden a unos 30€). Pero claro, iniciar un proyecto así supone una gran inversión en telas, máquinas (o en su caso, subcontratar proveedores que hagan el calzado), en viajes al extranjero para comprar material, etc. Y como el proyecto, así a secas, no tiene un componente tecnológico, no parece resultar tan interesante.

Pero…¿y si este mismo proyecto lo vestimos como una tienda online que vende este calzado específico, con una acción de marketing potente, añadiendo todos los medios de pago posibles, y con un diseño web espectacular que te permita ver el calzado desde todos los ángulos, cambiarle el color, e incluso ver como te quedaría puesto en una imagen 3D? Entonces el concepto cambia, aunque el producto sigue siendo el mismo: pasamos de ser unos meros fabricantes de calzado moderno, a ser una tienda online espectacular, con un producto que tiene gancho y con posibilidades de ser enviado a todo el mundo. Los costes fijos seguirán siendo los mismos, y a ellos les tendremos que sumar la estrategia de marketing online.

Por todo ello, pienso que cualquier negocio/start up/empresa de producto tradicional (entendido como producto que no posee en sí componente tecnológico), debe incorporar Internet y las nuevas tecnologías dentro de su estrategia si quiere tener más posibilidades, no sólo de obtener financiación, sino también de aumentar la venta de sus productos. Porque hoy en día, quien no está en la Red, prácticamente no existe.

Esta entrada fue publicada en empresa, internet, marketing, tecnología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *