Guía SEO para posicionar un post en los buscadores

La optimización SEO es una de las formas más efectivas para atraer visitantes a un blog. Hoy os traigo una pequeña guía SEO con 10 técnicas para posicionar un post en los motores de búsqueda.

Técnicas SEO para posicionar posts en los buscadores, una guía completaEn la última entrada hablé sobre las pautas a seguir para escribir un post perfecto. Por razones de extensión, tuve que renunciar a tratar el tema de la optimización SEO. De modo que, si realmente quieres saber cómo escribir un post ganador, te aconsejo que leas esta entrada y la anterior. De la combinación entre ambas puedes extraer una guía bastante completa sobre cómo alcanzar el éxito con un post, y conseguir que se posicione en los buscadores.

Además, más allá de los posts, vas a poder aplicar estos principios a páginas de servicios, landing pages, descripciones de productos e-commerce y otro tipo de contenidos web similares.

El SEO (Search Engine Optimization) es un conjunto de técnicas que permiten escalar posiciones en las páginas de resultados de los motores de búsqueda (SERP) como Google, Yahoo! o Bing. En España hablamos, sobre todo, de Google, que carece de rival en esta zona geográfica.

Dependiendo del tipo de estrategia de posicionamiento en buscadores, podemos distinguir dos tipos: on page (las que se llevan a cabo en la propia página a posicionar) y off page (basadas en enlaces externos desde otras páginas, redes sociales, etc.).

Vamos a centrarnos aquí en las técnicas de SEO más directamente relacionadas con los contenidos, y que puedes aplicar dentro de la misma página.

Cómo posicionar un post en los buscadores con SEO on page

Enseguida podrás comprobar que las técnicas SEO aplicables a los contenidos representan un buen puñado de pequeños detalles aparentemente insignificantes. Sin embargo, cuando se aplican todos juntos, y de forma sistemática, suponen un gran impulso para escalar posiciones en los resultados de búsqueda.

Otra cuestión que observarás, es que las tácticas de SEO on page se basan, a menudo, en el sentido común, y están relacionadas con la calidad y el orden de la información. ¡Y ya me estoy anticipando! Bien, vamos paso a paso:

1. La focus keyword

Cada unidad de contenido (en este caso, un post), debe centrarse en una única palabra clave, por la que deberá competir en los SERP (páginas de resultados del buscador, lo que nos sale en Google después de buscar, vaya!). Eso no significa que sea estrictamente una única palabra.

En general, cuando hablamos de palabras clave nos referimos también a expresiones compuestas por varios vocablos. Cuando estas expresiones poseen más de tres términos, solemos hablar de keywords longtail o “palabras clave de larga cola”.

Pues bien; tu post debe centrarse en una única keyword, que debes colocar varias veces y situada en lugares estratégicos dentro del contenido.

Además de la focus keyword, puedes emplear otras palabras clave relacionadas, sinónimos y variantes semánticas de la keyword principal, siempre y cuando le des prioridad a esta sobre las demás. Es la mejor manera de indicar a los motores de búsqueda como Google, claramente y sin ambigüedades, cuál es el tema exacto sobre el que estamos hablando.

2. Densidad de palabras clave

Hasta hace poco, se recomendaba porcentajes exactos de keywords en los contenidos. Se hablaba de un 2% o un 5% de palabras clave, como si se tratara de una fórmula mágica que siempre produce el mismo efecto. Creo que es una forma incorrecta de plantearlo.

En primer lugar, Google puede penalizarte por keyword stuffing, o en otras palabras, por abusar de palabras clave y usarlas de forma antinatural con el único fin de posicionar una página web o un post. Una densidad de palabras clave del 5% supone que, de 100 palabras, 5 se corresponden con la keyword que quieres posicionar. Esta no es una forma demasiado natural de utilizar el lenguaje, y resulta demasiado evidente.

En segundo lugar, más importante que la cantidad de veces que se repite una palabra clave, es el lugar donde aparece. Si escribiéramos en nuestro blog sin prestar atención al SEO, utilizaríamos las palabras relacionadas con el tema sobre el que estamos hablando varias veces en el texto, pero no emplearíamos en cada post el mismo porcentaje de repeticiones de la keyword principal. Además, sabemos que existen ciertas posiciones estratégicas (las veremos enseguida), donde la presencia de las palabras clave ayudan al posicionamiento.

Si de algo debe servir la densidad de palabras clave es para saber cuándo estamos corriendo el riesgo de ser penalizados. Si usamos el lenguaje de forma natural, lo más habitual es que permanezcamos por debajo de una keyword density del 2%. Ahora bien; si en algún post empleamos una densidad mayor, de forma natural, no tiene por qué pasar nada.

3. El título

Uno de los aspectos más importantes a la hora de optimizar un post para los motores de búsqueda es el título (no confundir con la etiqueta title, de la que hablaremos en breve).

En general, la keyword principal debe estar situada lo más a la izquierda posible del título, para que Google identifique el término como el más relevante. Lo mismo vale para el contenido del post (cuanto antes aparezcan los términos relevantes).

Ahora bien, no debes obsesionarte. Como explicábamos en el post anterior, a menudo es necesario colocar otros elementos al principio del título para captar la atención del lector, como en el caso de las listas (“Los 7 mejores…”, “10 consejos para…”, etc.).

Mi consejo es que busques el equilibrio. Sitúa siempre que puedas la keyword en la izquierda, y combina este recurso con las pautas para crear buenos titulares.

4. La url

Es importante que la url no incluya números o símbolos extraños. Algunos CMS los producen por defecto, y es aconsejable personalizarlos. Lo más habitual es modificarlos de forma que incluyan los mismos términos que en el título. Algo así como:

http://tudominio.com/titulo-del-post/

También puedes eliminar en la url palabras poco relevantes para el SEO (los, a, de, que, etc.).

5. Las meta etiquetas

Son etiquetas htlm que sirven a los buscadores para clasificar el post, y determinar su relevancia en los resultados de búsqueda cuando los usuarios realicen consultas sobre temas relacionados.

Las más importantes para posicionar un post son title y description. ¡Optimizarlas es muy sencillo!:

  • title: su sintaxis es <title>título orientado al SEO</title>. Su función es la establecer un titular orientado a los buscadores, y alternativo al que hemos elegido para nuestro post, de modo que incluir aquí la palabra clave más relevante es fundamental. Aquí, tienes la posibilidad de cambiar de orden los elementos, suprimir palabras irrelevantes para el SEO, etc. ¡Ojo!, no debes olvidar que el contenido de title es visible para los usuarios en los SERP (es el titular que aparece en azul). Debe tener una extensión de 50 – 60 caracteres, o Google lo cortará, y los usuarios no podrán leerlo completamente.
  • description: su formulación correcta en html es <meta name=”description” content=”descripción del post” />. Debes definir el contenido de la forma más sucinta posible (nunca excedas los 150-160 caracteres, o se suprimirá el texto excedente), e introduciendo la keyword principal, o una variante muy parecida. Como en el caso de title, los lectores pueden leer el contenido de description en la página de resultados de búsqueda (es el pequeño resumen que aparece con letras de color negro).

Si no estás acostumbrado a manejarte con html, ¡no te preocupes! Algunos CMS incluyen pestañas donde puedes añadir title y description sin tener que recurrir a la sintaxis del código.

Si usas WordPress, puedes instalar plugins como All in One SEO Pack, o WordPress SEO Yoast (el segundo se considera mejor), que te permitirán optimizar title y description sin tocar el código. Además, temas de WordPress, como Genesis, incluyen estas y otras opciones de SEO.

Y si por alguna razón debes hacerlo, recuerda que estas etiquetas deben escribirse en la cabecera de la página, entre <head> y </head>.

6. Etiquetas de encabezado (h1… h6)

Otra zona estratégica para colocar las palabras clave son las etiquetas de encabezado. Google y otros buscadores prefieren la información correctamente estructurada, y las etiquetas h (h1, h2, h3… h6) cumplen precisamente esa función.

Habitualmente, los textos pueden dividirse en partes. Además del título, cada apartado del texto debe disponer de un subtítulo. Si dentro de un apartado podemos seguir dividiéndolo en partes, tendremos que recurrir a subtítulos de segundo orden… y así, sucesivamente. Las etiquetas de encabezado sirven para establecer el orden de jerarquía entre los encabezados.

Así, el título (hemos hablado sobre él en el punto dos) suele generar una etiqueta h1 por defecto, en la mayoría de CMS. H1 es el encabezado con más prioridad para los buscadores y, al aplicarse al título, solo debe haber uno en cada página. Para los subtítulos de los apartados, usamos h2. Y si seguimos dividiendo cada apartado en otras partes más pequeñas, recurriremos a h3.

Para el SEO, si tu blog genera automáticamente la etiqueta h1, debes centrarte en los encabezados h2. Los h3 también importan, pero tienen menor relevancia.

Introduce la palabra clave principal al menos en un título h2, y utiliza sinónimos en los demás. Si introduces varios, debes dejar alguno sin optimizar, con texto que parezca casual, sin palabras clave. ¡Que todo parezca lo más natural posible!

Si usas WordPress, en el editor de texto encontrarás la función para introducir las etiquetas de encabezado tal y como puedes ver en la siguiente captura de pantalla:

Etiquetas de encabezado en WordPress para optimizar el seo on page de los posts

 

Blogger y otros gestores de contenidos similares incluyen funciones parecidas.

7. Negritas y cursivas

Son recursos que permiten enfatizar determinados vocablos, y los buscadores lo interpretan como un indicio de que las palabras en negrita o en cursiva poseen mayor importancia en la página.

Aplícalo a las palabras clave, pero sin abusar. También debes utilizar estos recursos de énfasis en términos no relacionados con tus objetivos en SEO, o en el texto que acompaña a tus keywords. Cuanto menos se note el uso premeditado de estos factores, ¡mejor!

8. Imágenes

Que las imágenes, infografías, etc., añaden valor a un post apenas requiere justificación. ¡Es un hecho! Pero, además, son un factor SEO bastante relevante.

Para utilizar correctamente las imágenes de un post de cara al posicionamiento en buscadores, debes optimizar los siguientes factores:

  • Nombre del archivo: debe incluir las keywords que te interesan. La forma correcta de nombrar una imagen es así: nombre-de-archivo.jpg
  • Título: Lo mismo (usa pequeñas variaciones entre el nombre del archivo de imagen y el título).
  • Texto alternativo: el texto de “alt” es visible cuando los usuarios colocan el ratón sobre la imagen. Por lo tanto, no solo debes optimizarlo para los buscadores; también debe estar bien redactado y ser comprensible para los lectores humanos. Introduce tus palabras clave, pero usa también texto descriptivo de la imagen.
  • Leyenda: es el clásico “pie de fotografía”, un pequeño fragmento que puedes añadir, y que aparecerá en la parte inferior de la imagen. Algunos prefieren no usarlo por razones estéticas, pero también puede contribuir al SEO (no existe acuerdo sobre el peso de este factor en el posicionamiento). La leyenda siempre es visible para los usuarios, de modo que debes cuidar su redacción.

Cada post debe llevar al menos una imagen. Pero, cuanto más azúcar añadas, ¡más dulce!

9. Vídeos

Además de las imágenes, los vídeos también pueden contribuir al SEO de un post. En los tutoriales, por poner un ejemplo, puede ser un buen recurso para ilustrar la información vertida en la entrada.

Los vídeos retienen a los usuarios, y el tiempo de permanencia en una página influye positivamente en el posicionamiento en buscadores.

10. Enlaces a otros recursos

Ya no se habla tanto de ello, pero ofrecer información adicional en un post es importante, y puede aportar su granito de arena.

Introduce links a otras páginas con autoridad donde se amplíe información. Enlazar a otros blogs de tu sector puede beneficiarte, además, porque puede que el bloguero o webmaster en cuestión te lo agradezca colocando un link hacia tu sitio (los enlaces externos representan uno de los factores más importantes en SEO).

Asimismo, debes enlazar, cuando proceda, hacia otros posts en tu mismo blog. A Google le gustan este tipo de prácticas, que considera muy útiles para mejorar la “usabilidad” de las páginas y los contenidos web.

Además, los enlaces internos te permiten jugar con la autoridad que Google le atribuye a cada página dentro de tu dominio. Parte de esa autoridad se transmite a través de los links y puedes distribuirla inteligentemente a través de las distintas páginas de tu dominio.

Para hacerlo bien, no olvides las buenas prácticas a la hora de optimizar el anchor text o “texto ancla” (es decir, las palabras que quedan vinculadas en el link): utiliza las keywords por las que quieres posicionar el post o la página hacia la que dirige tu enlace, pero recuerda enlazar también parte del texto circundante, o incluso texto al azar de vez en cuando (“click aquí”, “este post”, etc.). De lo contrario, los enlaces parecerán poco naturales a ojos de Google.

Y un último consejo; crea contenido de valor

Quizá la mejor estrategia de optimización SEO que puedes emplear para conseguir que tus posts escalen puestos en los resultados de búsqueda es ofrecer contenidos que aporten valor a los usuarios. 

El objetivo de Google y otros motores de búsqueda es el de priorizar los contenidos valiosos. Aun así, no resulta extraño para cualquier usuario encontrar resultados pésimos en las primeras posiciones. Sin embargo, a medio-largo plazo, ofrecer información de calidad en Internet es la mejor estrategia, lo mires por donde lo mires.

  • Tus posts se compartirán en las redes sociales.
  • Conseguirás comentarios, importantes también para el posicionamiento web.
  • Lograrás enlaces externos que te beneficiarán (en eso consiste en link baiting).
  • Y aunque solo esté relacionado con el SEO de forma indirecta, no es menos importante… ¡te convertirás en un referente dentro de tu sector!

Y hasta aquí llegamos con esta guía para posicionar un post en los buscadores.

Si echas en falta algún factor SEO importante, ¡deja un comentario!

Y si crees que este post aporta valor, sé generoso y compártelo en las redes sociales 😉

Esta entrada fue publicada en seo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Guía SEO para posicionar un post en los buscadores

  1. Pingback: 20 consejos para la gestión eficiente de YouTube para empresas | El Blog de Marc Ribó

  2. Pingback: Los 7 errores más comunes al escribir un post en un blog | El Blog de Marc Ribó

  3. Pingback: ¿Qué es la respuesta de usuario y por qué es tan importante en SEO? | El Blog de Marc Ribó

  4. IrisFar dijo:

    Gracias por la información muy buena e interesante! como el tema de SEO Guatemala, que es muy efectivo para el posicionamiento de nuestras páginas!!!

  5. silvimf dijo:

    GRACIAS por la información!

  6. Pingback: Cómo hacer guest blogging en un blog influyente | El Blog de Marc Ribó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *