5 trucos para crear contenidos que enganchan en tu blog

Gracias al marketing de contenidos, los usuarios tienen cada vez más información al alcance de un solo click. Pero también es más difícil destacar y retener a los lectores. Descubre 5 sencillos trucos para crear contenidos que enganchan, ¡y déjalos a todos boquiabiertos!

Contenidos que sorprenden y enganchan

Es un hecho. Las empresas que tienen un blog influyen en un 63 % en las decisiones de compra de sus clientes. Es una bonita cifra que se traduce en más ventas. Pero no te  voy a decir que montar un blog corporativo y que funcione es coser y cantar, ¡porque no es verdad!

Para que un blog de empresa tenga éxito necesitas una estrategia, un plan de contenidos, ideas frescas, voluntad y perseverancia. Es más; puede que tengas todo eso y te falte algo para que tus contenidos logren ese efecto WOW!! que necesitas. Y es que si falta esa chispa, no hay nada que hacer. Pero no te preocupes, ¡todo tiene solución! 🙂

En el último post hablamos sobre trucos o técnicas de copywriting para vender más. Esta vez nos centramos en otra disciplina que también consiste en escribir y publicar: el marketing de contenidos. Menos enfocado a conseguir ventas directamente, pero con grandes beneficios para el SEO, el branding y para conseguir leads.

Hoy quiero compartir contigo 5 trucos muy fáciles para sorprender a tus lectores y que no se puedan despegar de la pantalla hasta haber leído tu post 🙂

¿Preparado…?

Cinco consejos para crear contenidos para tu blog que mantengan al usuario pegado a la pantalla

#1. Crear títulos de impacto

El título es anzuelo de tu contenido. Si el título falla, despídete del lector, porque ni siquiera empezará a leer tu post.

Pero ¿cómo se crea un título impactante que atraiga la atención del lector?

Ahí van algunas pautas que te conviene aplicar para la creación de titulares:

  • Sé breve: ya sabes… por encima de los 57-60 caracteres, Google corta y el título se verá mal en los SERPs.
  • Informa: olvídate de los títulos metafóricos como “Por la boca muere el pez”, o “Rindiendo cuentas”. Pueden tener sentido una vez que le lector profundiza en el texto. Pero no aportan información sobre su contenido a los usuarios, y menos aún a los motores de búsqueda. Si tu post va sobre diseño web, asegúrate de que en el título aparece la palabra “diseño web”, o algún término relacionado con esta disciplina.
  • Anuncia listas o explica cómo hacer algo: ¡es muy efectivo! “10 consejos que…”, “Cómo lograr un aumento de…”. Las listas atraen a los usuarios porque prometen contenidos claros y ordenados, mientras que los titulares con la palabra “cómo…” indican que estamos ante un tutorial que explicará algo paso a paso.
  • Añádele intensidad: trata de ser lo menos plano y del montón posible con titulares como “Los 7 mejores… del mundo”, “Top 5 estrategias rompedoras que…”. No solo tienes que creer intensamente en lo que vas a contar, ¡además tienen que parecerlo! 🙂
  • Ofrece algún beneficio: “Cómo crear una tienda online que vende en 2 días”, “La guía definitiva para rendir un 20 % más en el trabajo”. ¿A que entran ganas de leer el post?

#2. No te andes con rodeos; ¡ve al grano desde el principio!

Los descubrimientos de Jackob Nielsen con el eyetracking son ya un clásico. Una de las conclusiones principales es que los usuarios escanean el texto, no lo leen. Es el patrón de lectura en F, como puedes  ver en la siguiente imagen.

Patrón de lectura en F de Nielsen, aplicado al marketing de contenidos

Y si los usuarios leen así, ¿por qué perder esas valiosas zonas calientes del texto dando rodeos o haciendo tediosas introducciones? ¡Ve al grano desde el principio!

El lector debe saber de qué va el texto y qué motivación hay para seguir leyendo con solo posar su mirada sobre el contenido.

Para atrapar la atención del lector-escaneador y conseguir que se lea tu post hasta el final tienes que poner toda la carne en el asador desde el principio.

Ahí van algunas técnicas que te ayudarán a conseguirlo:

Usa la pirámide invertida: pon la información importante al principio y desciende ne el orden de prioridad.

Estructura de pirámide invertida, aplicable en periodismo y en marketing de contenidos

Es una técnica procedente del periodismo, pero se puede aplicar también a todo tipo de posts.

Lanza preguntas al usuario: aprovecha las primeras líneas para colarle alguna pregunta al espectador. Y sobre todo, ¡no le des enseguida la respuesta! Generarás intriga y despertarás su curiosidad para que lea el post.

#3. Usa datos y estadísticas

 

Hay muchos blogs lanzando todo tipo de teorías y conclusiones, pero no son tantos lo que se apoyan en hechos. ¿Quieres marcar la diferencia? ¡Trabaja tu credibilidad!

Cuando un usuario descubre tu blog y lee alguno de tus posts, probablemente se pregunte: “¿Quién eres tú?”, y “¿Por qué debo creer lo que me dices?”.

Una buena forma de hacerlo es ser una autoridad reconocida en la materia. Si lo eres, ¡genial! Otra forma es apoyándote en fuentes, estudios, cifras, estadísticas… Pero, ¡ojo!, que ser una autoridad no está reñido con apoyar tus argumentos con datos.

Eso sí, recuerda que no se trata de una tesis o un trabajo universitario. A menos que el post tenga como finalidad reflejar una serie de datos, mi consejo es que vayas a lo esencial.

Extrae la información más general y la que más te sirve para llamar la atención sobre lo que vas a decir o para apoyar tus conclusiones.

Más o menos lo que he hecho al principio de este post con los datos sobre la influencia del blog en la decisión de compra 😉

#4. Exprésate con sencillez y frescura

Escribe de forma sencilla (no, simple no; ¡sencilla!).

Pensar que todo el mundo va a entender lo que escribes es un poco ingenuo. Piensa que mucha gente quizá esté empezando a adentrarse en ese mundillo al que perteneces. ¡Ayúdales!

Te propongo un ejercicio. Has escrito un post. Estás satisfecho. Crees que no tienes rival explicando todo lo que sabes sobre tu trabajo y tu sector. Bien. Léelo de nuevo y pregúntate: “¿Lo entendería mi abuelita…?”. Si la respuesta es sí, ¡ya lo tienes! De lo contrario, tienes un problema

Andrew M. Warner aconseja dejar reponer el texto varios días y volver a leerlo con la mente clara. Después debes, citando a este content marketing trainer, “go through and remove all of the fluff” (repasarlo y eliminar toda la pelusa).

En el post Sticky Content: How to Woo Readers and Seriously Get Them Hooked, Andrew da muy buenos consejos para enganchar a los lectores con técnicas de redacción. Entre otras cosas, explica la importancia de escribir con sencillez y de lograr que el lector conecte unas frases con otras sin esfuerzo, algo que mantiene a los usuarios “pegados” al contenido hasta el final.

Échale un vistazo al post porque no tiene desperdicio.

#5. Arranca con un buen “storytelling”

La fuerza del storytelling a la hora de enganchar emocionalmente a los usuarios está fuera de toda duda. Pero, además, cuando lo aplicas desde el principio, en esa zona caliente que escanean los usuarios, tendrás muchas posibilidades de captar la atención de tu lector y colarle prácticamente cualquier contenido, de principio a fin.

Echa un ojo al siguiente ejemplo:

Me disponía a disfrutar del primer sábado radiante de primavera cuando recibí la llamada de Lawrence Cohen, cardiólogo y compañero de la Universidad de Yale. Parecía aterrado. “Necesito tu ayuda, John. En el servicio de Urgencias. Ven enseguida. Se está muriendo, John. La estoy viendo morir”.

A que parece una novela. ¿Un guion cinematográfico quizás…? ¡No! Se trata del principio de un artículo titulado “Cuando el aneurisma se complica”, publicado en la prestigiosa revista Scientific American.

El ejemplo lo pone Carlos Salas en su libro Trucos para escribir mejor. Es un caso bestial de storytelling que, además, cuenta con la ventaja de que narra los acontecimientos de forma muy visual y con ritmo trepidante. Con la intriga que genera en el lector ya le puedes meter después un árido artículo de cardiología. No importa. Lo leerá hasta el punto final.

Escribir tochos áridos que cortan la digestión si se leen en la sobremesa es fácil. Lo difícil es explicar materias extremadamente técnicas o complicadas de forma que hasta un niño las pueda entender.

Eso es hacer magia con las palabras ¡Y tú también lo puedes hacer! 😉

 

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen los siguientes posts:

10 consejos para hacer un buen marketing de contenidos

10 consejos para mejorar tu marketing de contenidos

12 tipos de posts para el marketing de contenidos de tu blog

¿Preparado para crear contenidos inolvidables que atrapan al lector? ¿Tienes algún otro truco para despertar el interés de los usuarios en tus posts? ¡Compártelo con nosotros! ¡Deja un comentario! 🙂

Esta entrada fue publicada en marketing y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *